El Servicio de Atención Temprana tiene como objetivo último que los niños que presentan trastornos en su desarrollo, o riesgo de padecerlo, reciban todos los apoyos y las ayudas necesarias para poder potenciar su capacidad de desarrollo y bienestar, de manera de eliminar y/o minimizar las barreras que impiden su inclusión y plena participación.


Se ponen a su alcance todos los medios y recursos necesarios para su desenvolvimiento de manera de posibilitarles una completa participación tanto en su familia como en el medio en el que viven, y alcancen el grado más alto de autonomía e independencia.


Todo a través de un abordaje integral en el que se busca maximizar el potencial del niño, prevenir problemas secundarios y apoyar a las familias.


Al servicio asisten niños entre 0 y 6 años. La planificación de las intervenciones del equipo interdisciplinario se orientan a la detección de los problemas de origen genético, congénito, perinatal o adquiridos a lo largo de los primeros años de vida que afectan las funciones motoras, comunicacionales, cognoscitivas, psíquicas y de socialización y requieren de la intervención del equipo -conformado por las áreas de estimulación sensorial, fonoaudiología, terapia física, psicología, servicio social, psicomotricidad- quienes realizan el plan de intervención de cada niño o niña mediante una planificación centrada en sus necesidades y su entorno.


Este plan de intervención se caracteriza por tratarse de un conjunto de acciones que tienden a proporcionar al niño/ niña las experiencias que necesita para desarrollar al máximo sus potencialidades.


Por todo lo mencionado, el Servicio de Atención Temprana se consolida en la institución como un primer y muy importante paso para que los niños y niñas que concurren al mismo, potencien sus habilidades con el fin de alcanzar un progreso óptimo en todas las áreas del desarrollo que se encuentren alteradas.